Frase de la semana

Mi vida se volvió tan ruidosa que tuve que estar en silencio para poder oírme. GaTo


Me gusta!

miércoles, septiembre 16

Hace poco escuchando una canción de Jorge Celedon que dice: Me gusta el olor que tiene la mañana, me gusta el primer traguito de café, sentir como el sol se asoma a mi ventana y me llena la mirada de un hermoso amanecer, me gusta escuchar la paz de las montañas, mirar los colores del atardecer, sentir en mis pies la arena de la playa y lo dulce de la caña cuando beso a mi mujer…, Me puse a pensar en esta vida, tal y como se llama la canción, en que es lo que me gusta a mi y después de pensar un rato me di cuenta que me gustan muchas cosas:

+Me gusta DORMIR
+Me gusta dormir en la CEIBA y en el BOSQUE de mi Universidad
+Me gusta tirarme en el suelo de cualquier lado y ponerme a mirar hacia el techo o cielo
+Perder mi mirada en el horizonte sin pensar en nada y poder poner la mente en blanco.
+ Atravesarme en mi cama y ponerme a pensar o a leer
+ Los domingos por la mañana
+ Hablar, un buen rato con alguien que me gusta.
+Me gusta la POKER, EL MOSCATO PASITO Y EL AGUARDIENTE LIDER.
+ Un Petaco de cerveza, un ron, un buen whisky, un VINO o un aguardiente y una parranda con amigos y mucho baile.
+ Bailar merengue, vallenato, carranga, de todo; salsa también, así este en proceso de aprendizaje desde hace muchos años.
+ Correr bajo la lluvia con los brazos abiertos, sentir la lluvia, así amanezca enfermo
+ SOÑAR
+VOLAR con alas hechas de ilusiones
+ REIR
+ Experimentar en todo.
+DIBUJAR
+ESCRIBIR, así no sepa como usar conectores ni usar lo que dice la RAE, yo escribo según La RAG (Real Academia de GaTo)
+Imaginar y contar historias así sean historias que para muchos son historias trabadas
+ Retratar las cosas que me pasan ya sea con un escrito, con un dibujo o una foto.
+Me gusta COMER DESPACIO, así mucho me critiquen
+Me gustan las manzanas verdes
+ Montarme en un bus, especialmente IGSABELAR y dar vueltas por toda la ciudad.
+Montarme en IGSABELAR y dormir hasta que me despierte, no importa que me pase
+ Darle vueltas a las cosas: observar, pensar, divagar…
+Seguir siendo un NIÑO
+Decir las cosas que pienso y siento.
+ Poder decirle a alguien que me gusta de la manera más sincera, decir ME ENCANTAS, ME GUSTAS, TE QUIERO, TE EXTRAÑO.
+Me gusta el deporte, juego de todo desde futbol, voleibol hasta triqui, cuadrito y STOP.
+Me gusta mirar a los ojos y descubrir que piensa y siente la otra persona
+Me gusta Julieta Venegas, así tenga como muchos años.
+Me gusta Carolina cruz!!!
+Me gusta la vecina que ya no es mi vecina.

Pero sobre todo me gusta mi familia, mis papas, mis hermanos, mis amigos; el tiempo que paso con ellos, me gusta vivir, estar vivo, sentir, ser alguien enérgico, activo, vital y que no se queda quieto.

Y a ti ¿qué te gusta?

Observar...

miércoles, septiembre 9


El observar es una de las grandes facultades que tenemos los humanos, sin embargo no la sabemos aprovechar, pues muchas veces dejamos de ser observadores, y comenzamos a hacer las cosas mecánicamente, no observamos lo que sucede a nuestro alrededor y no nos damos cuenta ni lo que hacemos nosotros mismos. Esto nos afecta mucho a si no nos demos cuenta, pues dejamos pasar oportunidades que nos podrían significar un mejor futuro, oportunidades que podrían cambiar nuestro destino, oportunidades que tal vez no se vuelvan a presentar.

Cuando volvemos a observar como suceden las cosas a nuestro alrededor, no tenemos en cuenta que para ser un buen observador primero nos debemos observar a nosotros mismos. A veces nos asustamos pues asimilamos lo que estamos viendo con experiencias pasadas, muchas de las cuales nos hicieron daño, y creemos que tenemos que actuar de la misma forma con la que actuamos antes, no nos damos a la tarea de ponernos a pensar en una mejor solución, pues como la situación ya la conocemos, actuamos según nuestras experiencias pasadas. En este punto dejamos de observar, dejamos de pensar y nos volvemos un robot que según la situación sabe como actuar, nos volvemos personas mecánicas.

Un ejemplo podría ser una mujer que es su pasado amo y quiso a un hombre, pero que dicho hombre le hizo daño, y que después de esto, esta mujer se dijo a si misma que no amaría a nadie mas, pues no quería sufrir nuevamente. Así que cuando se le presentaba la oportunidad de querer a alguien, ella comenzaba con el ejercicio de observar, pero cuanto más observaba, mas recordaba su pasado y mas se llenaba de miedos. Incluso llegaba a imaginar cosas, imaginaba lo que podría estar pensando el hombre, en base a sus experiencias vividas, y veía en él lo que no era, veía lo que ella quería ver, se volvía ciega, pues ya había dejado de observar.

Así pasa en nuestra vida, ni siquiera sentimos la brisa que nos rosa cuando pasamos por la calle o el sol que nos calienta en el día, no observamos a las personas con las que convivimos, ni las actividades que hacen, ni siquiera nos observamos a nosotros mismos, pues en muchos casos hacemos las cosas mecánicamente. No estamos pendientes de lo que esta pasando a nuestro alrededor, vamos por esta vida de paso y creemos que tenemos que actuar siempre de la misma forma ante una situación específica.

Por eso los invito a que estemos más atentos a lo que sucede a nuestro alrededor, a que nos observemos nosotros mismo, y así poder observar a los demás. Pero ¿quien los esta invitando?, ¿Quien soy yo?... Simple, soy una persona que esta más atenta a lo que pasa a su alrededor, alguien que aprendió a observarse a sí mismo y a observar a los demás, pues para conocer a los demás primero se necesita conocerse a uno mismo, alguien que analiza las situaciones y actúa, pero que no actúa siempre de la misma forma pues sabe que por mas parecidas que sea las situaciones de la vida, no podemos asimilar lo que nos sucedió en el ayer con lo que nos sucede en el presente, Alguien que aprende de lo que observa y que a diario lo pone en practica. Así que esa es la invitación, conozcamos a nosotros mismos y a los demás atreves del simple ejercicio de observar.